.
La publicidad es buena. Desmintiendo mitos.

La publicidad es buena. Desmintiendo mitos.

Cada profesión tiene sus mitos, eso está claro, y si no que se lo digan a los médicos que están hartos de decir que no todo lo que se publica en internet es verdad; y nuestro sector, desde luego, tampoco se libra, y tenemos que estar constantemente desmintiendo mitos que nos achacan a los publicistas.

Seguro que si te dedicas a esta profesión, alguna vez has oído alguna de estas famosas “frasecitas”, y si no, quizás las hayas pronunciado alguna vez: “La publicidad miente mucho” “nos incitan a comprar con la publicidad subliminal” “la publicidad es muy sexista” “en la publicidad todo vale con tal de atacar a la competencia”…

Nos tachan de engañosos y manipuladores, pero la culpa no es nuestra, sino de la imagen soberbia y manipuladora que dan de nosotros en la ficción; pero no, en la realidad no todos somos como los protagonistas de MadMen, somos seres pacíficos que nos pasamos el día absortos en nuestras ideas y lo último que queremos es engañar. Por eso, aquí estamos nosotras para defender una profesión que nos apasiona, como es la publicidad y desmontarlos mitos que se han construido sobre ella.

No te creas todo lo que sale en publicidad

Este es el mayor mito conocido en nuestro sector, y el mas importante de desmentir, que todos hemos oído alguna vez. Pensamos que todo lo que vemos en la tele tiene truco o trampa, pero ¿de verdad la publicidad nos miente? Por dar una respuesta rápida… no, es imposible, porque está prohibido por ley, así de sencillo.

Todo lo que aparezca en el anuncio debe ser verdad, toda la verdad, y nada mas que la verdad, y si no, está totalmente prohibido. Y si no que se lo digan a la señora que se llevó un coche valorado en 45.000€ por 9.000€ por culpa de un error tipográfico; como en el anuncio marcaba ese precio, y como todo lo que aparece en el anuncio tiene que ser verdad…¡premio!

La publicidad utiliza mensajes subliminales

Mitos, mitos, y mas mitos. La publicidad subliminal es aquella que el ojo humano no puede percibir. Esto lo explicamos detalladamente en nuestro post sobre los influencers y la publicidad encubierta (por si quieres curiosearlo), pero en resumidas cuentas, una vez más, es imposible.

Primero porque está prohibido por ley, porque al no percibirla vulnera nuestros derechos como humanos, y segundo, porque está demostrado que no funcionan, de hecho, se realizaron varios experimentos en 1957 y 1970 y fueron un verdadero fiasco. Por lo tanto, puedes dormir tranquilamente a las noches, nadie intenta invadir tu subconsciente.

Lo que sí está permitido es el product placement, es decir, la colocación de un producto o servicio en algún programa, serie o película. Esto es muy común y está muy regulado; siempre tiene que aparecer el producto de manera muy evidente, para que el espectador identifique claramente que se trata de publicidad. Los vemos en las películas más clásicas, como Forrest Gump, en la que nos enseña la marca Nike.

O este truco del Hormiguero en el que las botellas son de la marca Shweppes:

En la publicidad todo vale para perjudicar a la competencia

Estamos acostumbrados a ver anuncios de grandes compañías, y pensamos que todo está permitido. Pues no señor, a pesar de no darnos cuenta todo está estrictamente regulado.

Para empezar, no se pueden comparar dos marcas así como así. Seguramente hayas visto anuncios de detergentes, o zumos, en los que aparece una botella de la competencia sin la etiqueta. Todos sabemos de sobra a qué marca se refieren, además, lo hacen sin ningún disimulo, pero precisamente eso es lo que quieren conseguir, que su público sepa que su marca es mejor que esa otra marca rival del mercado. ¿Y eso es legal?, te preguntarás. Pues como no llegan a enseñar directamente la otra marca…sí.

Este anuncio tan famoso de Pepsi por ejemplo, llegó a los tribunales, porque la cualidad que estaban valorando, “el sabor”, no es objetiva. Si hubiesen medido el nivel de cafeína, por ejemplo, no hubiese habido problemas, y no hubiesen tenido que pagar una millonada en el juicio

La publicidad es sexista y antigua

.La publicidad, como comentamos en nuestro post sobre el origen de la publicidad, lleva entre nosotros 5.000 años, y como es lógico, durante todo este tiempo ha cambiado y evolucionado mucho, como nuestra sociedad.

Es por ello que hace 50 años nos encontrábamos anuncios tan machistas y desproporcionadoscomo lo era la sociedad de la época. Anuncios que hoy en día nos sacarían los ojos de las órbitas.

Anuncio antiguo de mini en la que sale una mujer conduciendo,
Foto de El Pais
Anuncio antiguo de Legg en la que sale una mujer en forma de alfombra pisoteada.
Fotografía de Slow Marketing

Por suerte, todo esto ha quedado atrás, y la publicidad ha evolucionado con nosotros. Pero a la vez también nos ha servido para luchar contra prejuicios y abrir nuestras mentes, ayudándonos a normalizar ideas que antes serían impensables. Los anuncios han sido los primeros en enseñarnos a una pareja homosexual besándose, a un hombre poniendo una lavadora, a niños jugando con muñecas y niñas jugando al futbol, nos han dado esperanza en mitad de una pandemia…

Se pude decir que aun nos queda mucho camino por recorrer, pero nosotras nos quedamos con todo lo bueno que nos ofrece nuestra profesión, ayudar a relanzar un negocio, atraer a clientes a tu tienda, hacer reír a alguien con un anuncio, conseguir dinero para una buena causa… Así que ya sabes, si quieres beneficiarte de todo lo bueno que puede ofrecerte la publicidad, ¡aquí estamos!

Cerrar menú